miércoles, 7 de marzo de 2012

ACB: Salto entre ¿dos?


El futuro televisivo del baloncesto está en el aire. Muchas puertas abiertas pero aún pocas certezas sobre la Liga ACB a partir de 2013. Hace unas fechas Teledeporte comunicó su renuncia a renovar el contrato de emisión de la competición nacional. Una punta del amenazante iceberg de abandonos que afronta el 24 horas deportivo. Ahora las cadenas interesadas y la propia liga disponen de tiempo limitado para dar viabilidad a un nuevo acuerdo televisivo. Ya han mostrado sus cartas las principales entidades. El proceso puede acabar en un "salto entre dos" por hacerse con el balón de la ACB. 
El grupo Mediaset (Telecinco, Energy, Cuatro...) a un lado; la unión Antena 3-La Sexta (incluida Marca TV) al otro. La opción de un canal no en abierto parece, en principio, desestimada. Sea por el bien del deporte.

Por lógica temática, el primer pensamiento se dirige a Marca, que nació de la mano del Mundial de Turquia 2010. A su pasado baloncestístico cabe sumar otro factor: su acertada estrategia de reflotar deportes. Lo ha hecho con el fútbol sala y especialmente con el boxeo, como bien explicó Emilio Marquiegui en esta página. El carácter deportivo de La Sexta, ahora sin Fórmula 1, puede ser el complemento a Marca. Un reparto de contenidos -confiemos en no sólo partidos- al que puede sumarse Antena 3. Por contra el grupo de Telecinco ofrece en la actualidad partidos de la NBA en abierto a través de Cuatro y más recientemente, Energy. Intereses comunes en el mundo del balón naranja y negro.

Pero antes de plantear el futuro, retomemos el presente. RTVE se ha visto obligado a desprenderse del baloncesto por su ya comentada situación económica. Ante la amenaza real de cerrar Teledeporte, no ha tenido otra opción que rebajar costes. Reducir antes que morir, en la opinión de quien esto firma. Pero en paralelo a la coyuntura financiera, una crisis de audiencia. La repercusión del baloncesto en TVE ofrece datos para el análisis. Más allá de los Real Madrid-Barcelona y honrosas excepciones, la ACB se mueve en un share medio del 2%. Cifras que sitúan el seguimiento en unos 300.000 espectadores en muchos partidos. Siendo Teledeporte un canal en abierto, la cantidad se observa paupérrima. Cuanto más, si la enfrentamos al 31% de cuota de pantalla, (4.700.000 espectadores) en la pasada final del Eurobasket: España-Francia en La Sexta. 

Esta triste realidad de las audiencias plantea varias explicaciones. La primera, un problema de afición. El baloncesto sufre un principio de bipolarización económica y social en torno a dos grandes bloques: Real Madrid y Barcelona. Tras este duelo, quedan silenciados en lo popular y lo mediático la actualidad de otros equipos. Una tónica preocupante para el modelo de igualdad competitiva que ha imperado tradicionalmente en la ACB.

La segunda razón, falta de promoción interna, es responsabilidad de Televisión Española. Muy reducido el apoyo que da al baloncesto en publicidad e información. Esta falta de cuidado a un producto propio y caro, es otra muestra de su descabezado plan de emisiones. Por un lado se sirve de este deporte como eje de Teledeporte (incluyendo emisiones de partidos entre equipos modestos; un claro servicio público). Por otro olvida al deporte de la canasta en sus informativos y sus autopromociones. Esta actitud ambigua complica la llegada de nuevo público. Sólo los más aficionados, conocedores de los horarios, 
aciertan a ver baloncesto. El propio director general de la ACB, Albert Agustí, en declaraciones al diario AS, reconoce una realidad: "Seguro que con una televisión que le diera un mejor tratamiento, nuestra audiencia se duplicaría o triplicaría".

Sin caer en incoherencias, me atrevo a opinar que TVE ha ayudado al descuidado estado actual de la liga española. Aunque merezca reconocimiento su loable plan de emitir partidos a equipos no mayoritarios. Estos pueden ser los grandes perjudicados del adiós de Teledeporte. Porque de la mano de las privadas, a partir de 2013 las retransmisiones se acotarán en torno a 4-5 equipos. La nueva televisión, sin tener que ofrecer apoyo a los minoritarios, buscará la audiencia ante todo. Y como vemos, la audiencia está en manos de unos pocos equipos. Ellos serán, previsiblemente, los encargados de defender el baloncesto televisivo a partir del próximo año.

Se abre ahora un periodo de inquietud por la firma de un nuevo contrato. Urge que clubes, ACB y televisiones renegocien las condiciones, adaptándolas a la situación actual. Incluyendo horarios más acordes a la demanda de contenidos. Debe imperar por una vez la voluntad del común beneficio. Si no, puede cortarse de raíz la difusión del baloncesto en casi toda España. Y aunque coleccionemos medallas y jugadores "ÑBA" no debiéramos descuidar el presente de nuestro deporte. Más allá, la Euroliga también saldrá al mercado al término de este curso. ¿Habrá doble puja por los derechos de emisión? Tiempos de inestabilidad que obligan a cuidar mucho cualquier detalle. Veremos en qué queda todo.


Fotografía: Objetivomalaga.diariosur.es

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


Translate to your language
| | | | | | | | |

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hosted Desktops